El humo de tabaco ambiental (HTA), humo ajeno o humo de segunda mano se deriva del humo exhalado por del fumador y el humo producto de la combustión del cigarrillo. Se convierte en una fuente importante de contaminación atmosférica tanto en interiores como en exteriores.

El humo contiene aproximadamente 5000 sustancias tóxicas compuestas por partículas sólidas microscópicas y gases. Se ha calculado que de éstas, 53 son sustancias cancerígenas y algunas mutágenas.

La Agencia para la Protección del Ambiente (EPA) clasifica al humo del tabaco como un carcinógeno del Grupo A, una clasificación que se reserva para sustancias altamente tóxicas y mortíferas y que se sabe producen cáncer en los humanos.

7 sustancias venenosas a las que se está expuesto con el humo del tabaco

 Algunas de las sustancias más peligrosas que se encuentran en el humo del tabaco son: el monóxido de carbono, la acetona, el amoniaco, el benceno, el formol, el plomo, el mercurio, el níquel, el asbesto, la naftalina y otras.

  • Nicotina: es altamente tóxico y es una de las drogas de mayor adictividad conocida. Está presente en el organismo tras inhalación, de 30 a 60 minutos y sus propiedades son estimulantes.

  • Alquitrán: residuo negro pegajoso que inhalado tanto por fumadores como por no fumadores puede dañar sus tejidos respiratorios. Es un componente cancerígeno. Se utiliza como insecticida, en la mezcla para el asfaltado de carreteras y también puede ser utilizado como diluyente de combustible.

  • Asbesto: es un mineral fibroso incombustible y muy mal conductor del calor y la electricidad. Fue muy usado como aislante en la construcción y en los automóviles, en ambos casos para evitar el calentamiento y prevenir incendios.

  • Polonio 210: es un potente cancerígeno ya que sus moléculas se adhieren a la mucosa bronquial sometiendo a las células a intensas dosis de radioactividad.

  • Radón: La emisión de este gas puede ser la más peligrosa de los minerales radiactivos pues es producto de la descomposición del uranio, irradiando así los pulmones.

  • Arsénico: Mineral venenoso de elevada toxicidad. Se encuentra distribuido en la corteza terrestre. Se utiliza principalmente para preservar madera, y en la producción de pesticidas principalmente en las plantaciones de algodón. Si se le ingiere o si se respiran niveles altos de arsénico puede causar la muerte.

  • Cianuro: Sustancia química potencialmente letal que se encuentra en forma de gas en el humo del cigarrillo. Actúa rápidamente a nivel del cerebro y del corazón ya que evita que las células reciban oxígeno.

 

Para el 2012 en el país se impuso la ley antitabaco, una de sus finalidades fue reducir el número de consumidores y que los fumadores pasivos no se afectaran por el humo.