Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): "el tabaco es el único producto que mata a sus consumidores cuando lo usan como se recomienda, y las mujeres son parte de esa ola de muertes de esta epidemia".

Las mujeres jóvenes se inician en el consumo de tabaco por una variedad de motivos, tales como:

  • Autoestima e imagen de sí misma, pues el fumar, erróneamente las hace sentir más seguras.
  • Observación repetida del consumo en adultos (imitación de modelos) que por lo general son sus padres.
  •  Presión de grupo y necesidad de ser aceptada.
  • Transición a una vida adulta.
  • Curiosidad por experimentar los efectos.
  • Estrés o ansiedad (inadecuado manejo de las emociones).
  • Patología psiquiátrica (diagnosticada o no).
  • Disponibilidad del tabaco
  • Costo relativamente bajo de los cigarrillos.
  • Poca información sobre los daños que causa.
  • Tolerancia social.
  • Publicidad del tabaco (en Costa Rica está prohibida desde el año 2012).

En el caso de la mujer adulta, las razones que mantienen su consumo son muy diferentes. El consumo de tabaco se debe tanto a la dependencia a la nicotina como a las dificultades de abandonarlo relacionadas con el entorno sociocultural y psicológico.

Con frecuencia las fumadoras refieren que el cigarrillo les ayuda a hacer frente a la soledad, tristeza, ansiedad, enojo, frustración; les calma los nervios y les alivia el estrés.

La OMS refiere que en el año 2020, más de 1 millón de mujeres en el mundo, morirán a causa de enfermedades producidas por el consumo de tabaco.

Además el consumo de tabaco está catalogado como el más importante factor que influye en la aparición de cáncer de pulmón en la mujer; así mismo, adelanta la menopausia y agrava el padecimiento de osteoporosis y por tanto, aumenta el riesgo de fractura de hueso, principalmente de cadera.

Algunas consecuencias menos conocidas.

  • Aumenta el riesgo de menstruación dolorosa.
  • Hirsutismo (aparición de vello en lugares no habituales).
  • Halitosis (mal aliento).
  • Problemas dentales (afecta el esmalte y produce manchas y otras enfermedades como inflamación e infección de encías que puede ocacionar la pérdida de piezas dentales).
  • Disminución del gusto y del olfato.

  • Envejecimiento prematuro de la piel (la disminución en los niveles de vitamina A altera la producción de colágeno y elastina).

  • Destrucción de las fibras elásticas de la piel y otros tejidos corporales.

  • Menor irrigación sanguínea.

  • Engrosamiento de la voz. (alteración en el metabolismo de los estrógenos)

  • Cabello opaco y con puntas quebradizas, etc.

  • Disminución del líbido (deseo sexual)

 

Eliminar el tabaquismo durante el embarazo puede reducir significativamente las muertes infantiles y las malformaciones en el feto derivadas de condiciones prenatales relacionadas a esta causa.