Los efectos del consumo de marihuana pueden variar según la forma de administración: por vía respiratoria (fumada o vaporizada) los efectos son percibidos de forma más inmediata que por vía digestiva (mediante alimentos o aceites). Otras variables que afectan son la dosis, la cantidad y calidad de la sustancia y el estado anímico y físico de la persona que la consume.

Algunas consecuencias agudas o a corto plazo del consumo de marihuana son:

  • El uso reciente (24 horas antes de un exámen o evaluación) impide el adecuado funcionamiento de las áreas cognitivas que facilitan el aprendizaje, la memoria y la atención.
  • Altera la coordinación motora. El conducir vehículos u operar maquinaria bajo los efectos de la marihuana aumenta las posibilidades de sufrir un accidente. 
  • En ocasiones algunas personas presentan sensaciones de ansiedad y pánico, especialmente en usuarios experimentales.
  • Las que mujeres que fuman marihuana durante el embarazo aumentan el riesgo de dar a luz a un bebé con bajo peso al nacer.

Algunas de las consecuencias a largo plazo por el consumo crónico:

  • Riesgo a desarrollar dependencia al THC que contiene la marihuana.
  • Algunas personas presentan problemas en su sistema respiratorio, a largo plazo, como bronquitis crónica
  • Ciertos trastornos de salud mental. (Por ejemplo, en usuarios regulares de cannabis, se reporta una mayor incidencia de desarrollar desorden de ansiedad social). 

Existe un mayor riesgo de presentar estos problemas en las personas que inician su consumo antes de los 25 años, que tienen deficiencias inmunológicas o predisposición genética a estos padecimientos. 

Uno de los estudios más completos publicados sobre los efectos en la salud del uso del cannabis apuntó las siguientes conclusiones:

  • Existe evidencia suficiente de la asociación estadística entre el fumado a largo plazo del cannabis y el empeoramiento de los síntomas respiratorios así como de episodios de bronquitis crónica más frecuentes.
  • Existe evidencia moderada de una asociación estadística entre la cesación del fumado de cannabis y la mejoría en síntomas respiratorios.
  • En lugares donde se ha legalizado el consumo de cannabis, hay mayor riesgo de episodios de intoxicaciones o sobredosis involuntarias en niños

-En general, las personas pueden realizarse plenamente, alcanzar su potencial intelectual y social y, tener salud sin necesidad de consumir drogas.

-Es recomendable que las personas menores de edad no consuman. El cerebro humano se encuentra en desarrollo hasta aproximadamente los 25 años. Es mejor alcanzar nuestro potencial intelectual sin la intromisión de sustancias (alcohol, tabaco y otros) que pueden afectar de forma negativa nuestro intelecto y capacidad cognitiva.

 Si usted o una persona que conoce consume marihuana y desea dejar de hacerlo, contacte a IAFA. Nuestros servicios de valoración médica son gratuitos y pueden ayudarle a tomar decisiones importantes sobre su salud.