Tal vez seas de los que sienten mucha angustia y temor por abandonar el consumo de cigarrillos para siempre. O incluso que pensés, que no vale la pena hacerlo nuevamente porque ya lo has intentado múltiples veces y no has tenido éxito.

La angustia al intentar dejar el cigarrillo es normal, sin embargo, existen opciones que te ayudarán a prepararte adecuadamente y a disminuir la ansiedad de vivir sin el cigarrillo. Durante mucho tiempo te has acostumbrado a sobrellevar la vida y sus demandas a través del fumado, sin embargo, lo cierto es que la vida se vive mejor sin un cigarrillo en la mano.

Solicitar una cita

¿Querés ayuda para dejar de fumar?

En IAFA te podemos ayudar, hacé clic en Solicitar una cita para contactar al Centro de Atención de IAFA más cercano.
Solicitar una cita

A continuación, te damos algunas recomendaciones para que te prepares de una forma adecuada:

Fija una fecha para dejar de fumar. Es importante que tengas una fecha a corto plazo para abandonar el consumo de cigarros, de esta forma; te podrás preparar adecuadamente.

Varia tu rutina: Durante las primeras semanas, es importante que cambies algunas rutinas que están asociadas al consumo de tabaco. Por ejemplo, fumar después de tomar café. Variar las rutinas te ayudará a ir eliminando de tu vida el tabaco.

Identifica situaciones de riesgo: para tener un mayor control sobre tu proceso de dejar de fumar, es recomendable que identifiques aquellas situaciones de riesgo que te inciten el fumado. Evitar los momentos que te recuerden fumar, te ayudará a desarrollar respuestas para aplicarlas en esos momentos. Por ejemplo, debes pensar en tu respuesta en caso de que alguien te ofrezca un cigarrillo.

Coméntale a tus familiares y amigos: para que te sientas más seguro en el proceso, coméntale a tus seres queridos que estás intentando dejar de fumar. Ellos de fijo te apoyarán.

Recuerda que tienes el control: por más difícil que sientas que es el proceso, ten presente que tienes el control de tu vida y que todos los esfuerzos que están realizando valen la pena.

Si perseveras y te mantienes constante en el camino, pronto vas a disfrutar de una vida libre del cigarrillo.