Como el agua y el aceite; así son el tabaco y la hipertensión ¡incompatibles!

Imagen destacada. Image Caption. 01
30 de May, 2022

Sala de Prensa

Sala de Prensa

Como el agua y el aceite; así son el tabaco y la hipertensión ¡incompatibles!


IAFA advierte sobre implicaciones del tabaco en personas con padecimientos cardiovasculares, respiratorios, cáncer y diabetes. 

El consumo de tabaco es el único factor de riesgo común para las cuatro principales enfermedades no trasmisibles que sufren las personas en Costa Rica y en el mundo.  El personal del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia IAFA advierte que el tabaco es un factor de riesgo para las 4 enfermedades no transmisibles: padecimientos cardiovasculares, respiratorios crónicos, cáncer y hasta diabetes. 

La doctora Evelyn Rodríguez Estrada, del Proceso de Atención a Pacientes del IAFA, explicó que para la institución la salud de los costarricenses es una prioridad, por lo que busca motivar a hombres y mujeres consumidores de tabaco para que decidan dejar de fumar.

Debido a que el uso de tabaco aumenta el riesgo de muerte en personas que tienen hipertensión arterial, es de vital importancia que la población usuaria de tabaco busque iniciar el proceso de cese de fumado para así mejorar su calidad de vida y evitar complicaciones cardiacas asociadas como infartos o enfermedades cerebrovasculares.

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Hipertensión arterial el IAFA buscar concienciar y promover que las personas fumadoras realicen cambios en su estilo de vida saludable para así evitar o disminuir el desarrollo de enfermedades crónicas.

¿Por qué el tabaco causa más daño a las personas hipertensas?  

Para que se hagan una idea el humo que expulsan las personas fumadoras contiene más de 7 mil sustancias químicas y cientos de ellas son tóxicas y cancerígenas. Además, el tabaquismo afecta la función de los pulmones, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades respiratorias.  

¿Por qué el cigarro afecta la hipertensión?  

El consumo de tabaco aumenta el riesgo de muerte de las personas que tienen hipertensión. 

La principal causa de la Hipertensión es un estrechamiento continuo de los vasos sanguíneos, lo cual es también justo uno de los efectos que genera el tabaco, a mayor consumo de tabaco, los vasos sanguíneos se mantienen reducidos por más tiempo, lo que a su vez causa hipertensión arterial. 

Además, el cigarro estimula en nuestro cuerpo una sustancia llamada adrenalina, la cual es capaz de aumentar la presión arterial y causarnos una sensación de ansiedad. 

La OMS indica que el riesgo cardiovascular aumenta con la cantidad de tabaco fumado y los años de consumo. No obstante, aunque hay una clara relación entre la cantidad de tabaco fumado por día y el riesgo cardiovascular, fumar solamente un cigarrillo al día conlleva la mitad del riesgo de cardiopatía coronaria y accidente vascular cerebral (AVC) que fumar 20 cigarrillos al día. 

¿Cómo interfiere el humo del tabaco en las personas que conviven con una persona fumadora?  

Cuando una persona convive con otra que fuma, la primera se convierte en una fumadora pasiva así se le llama a quien está expuesta de manera involuntaria el humo del cigarrillo, al humo de segunda mano.  

Las personas que respiran el humo de segunda mano reciben nicotina y químicos tóxicos de la misma forma que lo hacen los fumadores. Cuanto más se expone al humo de segunda mano, mayor serán los niveles de estos químicos dañinos en su cuerpo y mayor la posibilidad de enfermarse.

El humo de segunda mano puede perjudicar de muchas maneras, por ejemplo, afecta el corazón y los vasos sanguíneos, aumentan el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en las personas que no fuman. 

De acuerdo a la American Cancer Society los niños son los más perjudicados cuando de humo de segunda mano, pues son quienes menos pueden evitar la exposición. Los estudios demuestran que los niños cuyos padres fuman se exponen a: 

  • Enfermarse más a menudo 
  • Padecen más infecciones respiratorias (como bronquitis y neumonía) 
  • Son más propensos a presentar tos, sibilancias y dificultad para respirar 
  • Padecen más infecciones de oído 

Un hogar libre de humo protege a su familia, a sus invitados y también a sus mascotas. Por esta razón el IAFA insiste, motiva y trabaja arduamente para que más personas se acerquen a las Clínicas de Cesación de Fumado ubicadas en todo el país. 

Estos son solo algunos de los químicos que se encuentran en el humo del tabaco:  

  • Nicotina: sustancia química adictiva  
  • Plomo 
  • Monóxido de carbono 
  • Aldehído fórmico 
  • Hidrocarburos aromáticos policíclicos 
  • Ácido cianhídrico 
  • Arsénico 
  • Amoniaco 
  • Elementos radiactivos, como el uranio  
  • Benceno 
  • Nitrosaminas específicas del tabaco 
  • Otros 

“Estas sustancias, además de causar cáncer, pueden provocar enfermedades en los pulmones y corazón; por ello es que es convincente que el tabaco y la hipertensión son como el agua y el aceite; son incompatibles, no se mezclan y no se llevan. Se ha comprobado que la mejor medicina para controlar la presión arterial de las personas fumadoras es dejar de consumir cigarrillos convencionales y electrónicos” dijo la doctora Evelyn Rodriguez Estrada. 

La Organización Mundial de la salud (OMS) advierte que una persona que fuma tabaco tiene más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de contagiarse de SARS-CoV-2 causante de la covid-19. El tabaquismo afecta la función de los pulmones, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades respiratorias.  

Cada 17 de mayo se conmemora el Día de la Hipertensión y una forma de unirse a la festividad es dejando el consumo de tabaco que contiene nicotina que es el compuesto químico gaseoso más conocido del cigarrillo y el causante mayor de efectos hemodinámicos y vasculares. 

El tratamiento de la persona con hipertensión requiere disminuir el consumo de sal, implementar el ejercicio y tomar la medicación prescrita, pero, además, en las personas hipertensas que fuman, abandonar el consumo de tabaco o nicotina en cualquiera de sus formas se convierte en una necesidad inmediata para estabilizar su salud, pues la hipertensión y el fumado son dos factores de riesgo que combinados son altamente letales.

“Es muy importante acudir a tratamiento para tratar los deseos de fumar, pero también para trabajar en la implementación de estilos de vida más saludables. En IAFA ofrecemos opciones gratuitas, para las personas que están interesadas en dejar de fumar” agregó la doctora Marilyn Salguero Osejo, psicóloga clínica.

Por | Henry Segura Fonseca

Periodista

[email protected]

Fecha de Publicación:
30/05/2022
Ir al contenido