Existen muchos métodos para dejar el cigarrillo, sin embargo, el más efectivo es el cese abrupto combinado con múltiples estrategias.

Al dejar de fumar el organismo podría experimentar un síndrome de abstinencia a la nicotina, resultado de la suspensión o ausencia súbita de la nicotina en el cerebro, el cual está acostumbrado a su presencia.

Este síndrome, que es un conjunto de síntomas físicos y psicológicos, es más intenso en las primeras dos semanas, pero mayormente los primeros tres o cuatro días, luego disminuye paulatinamente hasta desaparecer por completo. El síndrome de abstinencia a la nicotina se presenta en casi todos los fumadores y aparece en las primeras horas del cese del consumo.

Algunas manifestaciones que se presentan al dejar de fumar.

  • Ansiedad, irritabilidad.
  • Inquietud, nerviosismo.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Insidia (irresistible deseo de fumar).
  • Dificultad para dormir.
  • Hambre excesiva.
  • Fatiga, dolor de cabeza.
  • Sudoración, temblor.
  • Depresión, mareos.

Recomendaciones para lograr el existo

  • Controle la cafeína que toma: la cafeína (presente en el café, en el té, en bebidas gaseosas, en el chocolate) puede producir ansiedad, irritabilidad y acidez.

  • Consuma de preferencia alimentos ácidos como: naranja, limón, mandarinas, vegetales, para disminuir la ansiedad.

  • Tome agua lentamente, manteniéndola en la boca durante un instante antes de tragarla .Le ayudará a eliminar por medio de la orina, residuos de nicotina que es la sustancia que produce adicción.

  • Elimine de su casa o área de trabajo todo estímulo al fumado (cigarrillos, ceniceros, objetos olorosos a cigarrillo)

Datos a tener en cuenta

  • Se ha estimado que la esperanza de vida de un fumador que a los 25 años fuma 20 o más cigarrillos, es de 22 años más corta que la de una persona que no fuma. (Am J. Respir Crit Care Med, 1996).

  • El tabaco mata cada año a más de 7 millones de personas, de las que más de 6 millones son consumidores del producto y alrededor de 890 000 son no fumadoresexpuestos al humo de tabaco ajeno. Casi el 80% de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos bajos o medios.A los 20 minutos de haber dejado de fumar, la presión arterial y la frecuencia cardiaca regresan a los valores normales. Además mejora la circulación y la temperatura de manos y pies se restablece. (OMS, Tobacco Fact Sheet)

  • A las 8 horas de haber dejado de fumar, los niveles de oxígeno regresan a valores normales y el riesgo para desarrollar infarto empieza a disminuir.

 

Si desea ayuda para dejar de fumar, contáctenos.