Muchas personas temen que al dejar de fumar, aumenten de peso. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el aumento es de tan sólo un par de kilos y esto se debe a que una vez que se deja de fumar, las personas recuperan su sentido del olfato y del gusto y disfrutan más la comida.