Los participantes en las entrevistas clasificaron a grandes rasgos las "fiestas" donde se da este consumo:

  • Las "sanas", donde "se pasa bien porque no se ven borrachos; ni se consume mucho licor". “Más que todo bailar o pasar el rato.”
  • Las “no sanas”; en las que “llevan de todo” y "pasa de todo" (refiriéndose a oferta de consumo de sustancias y en algunos casos de encuentros sexuales).
  • Y los entornos y grupos de amigos más pequeños. Un espacio de mayor confianza, que en algunos casos se prestan para probar o experimentar.

Padres: ¿ignoran o minimizan el riesgo de facilitar alcohol a una persona menor de edad?

A través de la información suministrada por los participantes del estudio, se evidenció que algunos  padres de familia posiblemente ignoran las consecuencias del consumo de alcohol para el adolescente, ya que aseguran que -con frecuencia- son sus papás los que facilitan las bebidas alcohólicas. Según la población entrevistada, en las fiestas familiares el alcohol es una constante, evidenciando la poca percepción de riesgo que se tiene en las mismas familias, respecto a las consecuencias del consumo de esta sustancia adictiva.

En la Encuesta Nacional sobre Consumo de drogas en la juventud escolarizada, 2015 (IAFA), se inidica que en un 10 % de los hogares, los estudiantes reconocen el consumo de tabaco tanto en sus padres como en otros miembros de la familia. Un 5,8 % indica que sus padres beben excesivamente contra un 7 % de otros miembros de la familia y esto incide de alguna manera en que los jóvenes repitan estas conductas. Cabe destacar que, en Costa Rica, casi la mitad de las personas jóvenes (46,3 %), hombres y mujeres, empieza a beber antes de los 14 años.

IAFA recomienda a los padres de familia o encargados de los jóvenes informarse sobre las implicaciones del consumo de alcohol y otras sustancias en los adolescentes, las consecuencias del consumo ya sea ocasional o regular del alcohol y los problemas que puede representar para el desarrollo de sus hijos. IAFA atiende a quienes llegan con dudas relacionadas con el consume de drogas, ya sea consumidores o familiares, amistades o personas cercanas a quienes consumen cualquier tipo de droga.

¿Por qué consumen licor?

Entre las personas menores de edad entrevistadas, justifican su consumo de alcohol para sobresalir y ser aceptado en su grupo de amigo, para relajarse y divertirse y por presión social.  De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Consumo de drogas en la juventud escolarizada, 2015, para casi una cuarta parte de la población estudiada, ingerir bebidas alcohólicas frecuentemente o embriagarse entraña poco o ningún riesgo en tanto que una tercera parte visualiza este nivel de riesgo para la ingestión de 5 o más bebidas durante los fines de semana.

¿Qué bebidas están tomando con mayor frecuencia las personas menores de edad?

Lo más común es el vodka, cervezas y bebidas dulces con altos porcentajes de alcohol (12 %). De acuerdo con los testimonios, las mujeres toman hasta 5 cervezas, mientras encontraste los muchachos consumen hasta 10. Esta población no tiene problemas para conseguir sus bebidas: en muchos casos manifestaron que familiares mayores de edad las adquieren por ellos.  Así mismo, aseguraron que en muchos negocios no les solicitan la cédula de identidad.

Razones para consumir o no consumir

Sobre el consumo de marihuana, una cuarta parte de los colegiales participantes del estudio del mercado, indicó que no la consumen, pero se muestran permisivos ante su consumo. Los jóvenes que sí indicaron consumir, recalcaron que no la necesitan siempre y que por eso no van a ser adictosQuienes no consumen marihuana, aseguraron que lo evitan para no decepcionar a sus padres, porque conocen los efectos nocivos que puede tener en su salud. Este grupo manifestó tener deseos de superación y cumplimiento de metas como su principal motivo para no consumir sustancias.

Según la Encuesta Nacional sobre consumo de drogas en la juventud escolarizada, 2015, el cannabis se ha convertido en la segunda droga de mayor consumo entre el estudiantado de secundaria, y este cambio se dio prácticamente en un lapso de 3 años desde el 2012. Por tanto, la marihuana sobrepasó el consumo de tabaco en la población de secundaria, no obstante, se mantiene muy por debajo del consumo del alcohol.

 

Para aclarar dudas sobre el consumo de alcohol y sustancias puede comunicarse al Centro de Atención a Personas Menores de Edad del IAFA  2225-1154 o la línea gratuita 800-IAFA-800 (800-4232-800).

Para más información sobre el estudio cualitativo: Tania Palacios (tpalacios@iafa.go.cr)

Contacto Prensa: Belkis Orozco R. (borozco@iafa.go.cr) , 2224-6122