Antecedentes: consumo nocivo de alcohol y conducción

Estimaciones de la Encuesta Nacional sobre consumo de drogas en población general realizada en el 2015 señalan que aproximadamente 1.050.000 personas, o 27,9% de la población nacional, consumieron alcohol en el último mes y de estos, el 40% presenta consumo excesivo al ingerir 5 tragos o más por sentada (IAFA [2], 2017)).

En Costa Rica el consumo nocivo de alcohol y conducción es un comportamiento que expone a las personas a sufrir daños físicos, psicológicos, materiales, etc., afectando no sólo al consumidor sino también a otras personas. Datos de Medicatura Forense permiten dar cuenta que para el año 2015 un total de 802 personas fallecieron por accidentes de tránsito, 248 de ellos tenían presencia de alcohol en sangre al morir, lo que permite establecer que para este año, al menos el 30,9% de los fallecimientos por accidentes de tránsito se dieron como consecuencia directa o indirecta de la ingesta de bebidas alcohólicas (IAFA, 2017).

¿Por qué una campaña con enfoque de reducción de daño en el tema del consumo nocivo de alcohol?

El enfoque de reducción de daño permite innovar mediante una campaña que le llegará una población en alto riesgo. Dejá las llaves utiliza las ventajas de la pauta digital que llega al público objetivo en días y horas clave, para procurar la recordación del mensaje y la afiliación a esta propuesta de vida, para evitar el riesgo de consumidores y las personas que los rodean.

  • El enfoque de reducción de daños permite trabajar la salud pública desde una perspectiva de respeto a la persona y a los derechos humanos. Existe porque las personas se involucran en comportamientos de riesgo, como parte de la naturaleza humana.
  • Este enfoque posibilita la acción intersectorial. La diversidad de los problemas asociados con el alcohol y de las medidas necesarias para reducir los daños relacionados con él apuntan a la necesidad de una acción integral de muchos sectores. Las políticas destinadas a reducir el uso nocivo del alcohol deben trascender el sector de la salud y hacer participar oportunamente a sectores como los del desarrollo, el transporte, la justicia, educación, el bienestar social, la política de tránsito, el comercio y de la sociedad civil.
  • Se centra en reducir las consecuencias negativas de la ingestión de alcohol y la intoxicación alcohólica como una estrategia eficaz en determinados contextos, sobre todo en contextos de fiesta en donde existe la dupla “conducción/alcohol”.
  • Las estrategias de reducción de daños asociados al alcohol al volante deben incluir medidas disuasorias destinadas a disminuir las probabilidades de que una persona conduzca bajo los efectos del alcohol, así como medidas que creen un entorno de conducción más seguro gracias al cual serán menores la probabilidad y la gravedad de los daños por colisiones propiciadas por el alcohol.
  • Este enfoque permite la organización de campañas cuidadosamente planificadas, de alta intensidad y bien ejecutadas en los medios de información, orientadas a situaciones concretas, como periodos de vacaciones, o un público determinado, como los jóvenes.

 Para más información sobre la campaña "Dejá las llaves" puede escribir a Paulo López (plopez@iafa.go.cr)

Referencias:

OMS. 2010. Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol, avalada por la 63.a Asamblea Mundial de la Salud.)

IAFA. (2017). Base de datos del Proyecto sobre muertes violentas e inesperadas asociadas al consumo de sustancias psicoactivas.

IAFA [2]. (207). Estimaciones sobre consumo de alcohol en población general, datos abiertos. Tomado de: http://datosabiertos.iafa.go.cr/dashboards/19672/consumo-de-alcohol-en-poblacion-general/

 (Colaboración: Viviana Monge)