En 2010, un 18% de los hombres fumaba, así como un 8,6% de mujeres; mientras que para 2015 (el estudio se hace cada cinco años) el porcentaje de los fumadores era de 15,4% y el de fumadoras de 5,5%, según la VI Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Población General 2015. 

Dicho estudio del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) muestra que el grupo etario con mayor consumo es el de quienes tienen entre 20 y 29 años, y que la edad de inicio en el consumo de tabaco disminuyó tras la aprobación de la ley.

No obstante, los números indican que aún queda trabajo por hacer, específicamente en San José, Tibás, San Pablo, Valverde Vega, Siquirres, Goicoechea, Santa Ana, Puriscal, Moravia y León Cortés Castro, que son los cantones que presentan mayor porcentaje de consumo activo de tabaco (personas que han fumado en el último mes). 

  • San José es el cantón con mayor consumo activo de tabaco (16.4%), mientras que la menor prevalencia se da en Coto Brus (2.4%).

Asimismo, las cifras de la IV Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Población de Educación Secundaria de 2015 revelan avances, pues en 2012, el 23.1% dijo haber probado alguna vez en la vida tabaco frente al 15.2% que lo admitió en 2015.

Los progresos también se reflejan en la disminución del porcentaje de consumo de tabaco en el último mes entre colegiales, ya que se pasó de 6% en 2012 a 2.4% en 2015. La edad de inicio de consumo de tabaco en esta población se mantiene en 13.3 años.

Logros de la ley

“En Costa Rica, la ley se esperaba, fue bien recibida y la población colabora con ella. Los datos sustentan la percepción, y cada vez se ven menos personas transitando con su cigarrillo en mano o en las afueras de lugares de alta concentración de gente como los bares o discotecas. Parte del éxito radica en el cese de la publicidad de tabaco, la prohibición de vender el producto al menudeo o en cajetillas menores a las 20 unidades, las advertencias sanitarias grabadas en los envoltorios y el aumento de  los impuestos, ya que estas estrategias limitan el consumo y dificultan el acceso de los adolescentes y otros grupos vulnerables”, afirma Teresita Arrieta, encargada del Programa Entornos Libres de Humo de Tabaco del IAFA. 

 La ley 9028 creó un impuesto específico de ¢20 por cada cigarrillo, cigarro, puros de tabaco y sus derivados, de producción nacional o importado. El dinero recaudado se distribuye de la siguiente manera: 60% de los recursos se destinan a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), 20% al Ministerio de Salud, 10% al Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y 10% al Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder).

 Además, prohíbe fumar en centros comerciales, bares, restaurantes, parques, paradas de bus y taxi, puertos y aeropuertos, centros de trabajo, estudio y sanitarios, dependencias de las administraciones públicas, instalaciones deportivas, elevadores, gasolineras, cajeros automáticos y medios de transporte ferroviario, marítimo y aéreo.

En cuanto a las sanciones, estas van desde una multa de 10% de un salario base a quien fume en sitios prohibidos, pasando por 15% de un salario base a las personas responsables y jerarcas que incumplan el deber de colocar los avisos con la frase "Prohibido fumar, ambiente libre de humo de tabaco", hasta 50% de un salario base a quien ocupando un cargo público o privado permita el fumado en sitios prohibidos, suministre cigarrillos sueltos, distribuya productos de tabaco a personas menores de dieciocho años, etc. Asimismo, existen multas de hasta diez salarios base a quien incurra en alguna conducta como el incumplimiento de colocación de las advertencias en las cajetillas o de las disposiciones relacionadas con la publicidad. Incluso, las municipalidades y el Ministerio de Salud pueden clausurar los locales que quebranten las obligaciones estipuladas en la ley.

“Sin duda la ley ha hecho un gran trabajo y con ella se percibe muchísimo más el descenso en los niveles de consumo. Sin embargo, la tendencia a la baja la venimos viendo desde los años 90, gracias a los esfuerzos del IAFA como pionero en la prevención y cesación de tabaco, así como en la promoción de la salud en Costa Rica. Entre los aciertos de la institución está la capacitación a una gran cantidad de personal de la salud, promoviendo las clínicas de cesación que replican su labor en empresas e instituciones públicas”, agrega la también integrante y fundadora de la Red Nacional Antitabaco.

Pese a que los números son positivos, los expertos coinciden en que todavía queda mucho por hacer, tanto a nivel país como institucional y personal.

“Aunque el bajo nivel de consumo nos ha convertido en el segundo país de Latinoamérica con menos prevalencia, solo superados por Panamá según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos (GATS), no podemos conformarnos. En otros países han bajado los niveles de consumo y de repente empiezan a repuntar las estadísticas. Esta realidad es una llamada de atención para que estemos vigilantes y no abandonemos los programas que tenemos”, recomienda Arrieta.

Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Población General 2015

Desarrollado porJunar

 

Niveles de prevalencia de consumo de tabaco en el último mes

 

Año

Población

Porcentaje

2010

Hombres

18

2010

Mujeres

8.6

2010

Total

13.4

2015

Hombres

15.4

2015

Mujeres

5.5

2015

General

10.5


Edad de inicio de consumo de tabaco

Año

Población

Edad

2010

Hombres

15.9

2010

Mujeres

17.5

2010

Total

16.5

2015

Hombres

15.7

2015

Mujeres

17.4

2015

General

16.2

Para más datos sobre el tema del tabaco, visite nuestro sitio de datos abiertos, sección Tabaco

Contactos de prensa                                   

Belkis Orozco Ramírez 
Periodista, Comunicación
Telf.  2224-6122 / ext. 150

Daniela Fernández Porras
Periodista, Comunicación
Telf.  2224-6122 / ext.151