El equipo de profesionales del Proceso de Atención a Pacientes de IAFA que atienden adolescentes señala que -de acuerdo con las observaciones realizadas en atención clínica- estos son algunos de los factores que inciden en que las personas menores de edad consuman marihuana:

  • Padres poco involucrados
  • Sienten necesidad de apoyo afectivo
  • Tienen poca claridad en las reglas familiares y escasa supervisión.
  • Ceden a la presión de grupo.
  • Acceso a fuentes de información sobre marihuana, poco confiables y sin supervisión.
  • Fácil acceso a la marihuana. Disponibilidad en centros educativos.
  • Desocupación y escasa integración social (no realizan actividades deportivas, artísticas, etc.) 
  • Dificultades académicas sin acompañamiento apropiado.
  • Padres y madres que trabajan y no cuentan con red de apoyo para el cuido o supervisión de sus hijos. 

Consejos para padres

Las estadísticas son muestra de una realidad que los padres no pueden dejar de lado. De cada mil estudiantes encuestados 57 iniciaron su consumo en el 2015, siendo la edad promedio de inicio de consumo 14.23 años de edad, por lo que es claro que los jóvenes tiene contacto con la marihuana durante su adolescencia.

El equipo de psicólogos de IAFA recomiendan a los padres y encargados que al conocer o sospechar del consumo sigan los siguientes consejos:

  • Mantener la calma: no dejarse llevar por sentimientos de angustia, culpa o frustración.
  • Escuchar al menor y expresarle su afecto y preocupación.
  • Motívelo a que acepte ayuda, como asistir a una cita con un psicólogo, orientador o un profesional especializado.
  • Si el menor aceptó el tratamiento, su apoyo es importante. Siga las recomendaciones dadas por las personas especialistas.
  • Comprenda que el proceso de recuperación puede extenderse y existe la posibilidad de recaídas. No se desanime, siga adelante.
  • Involucrarse en las actividades de interés del adolescentes y propiciar el desarrollo de sus habilidades.
  • Supervise de manera continua las actividades que realizan las personas menores de edad.
  • Conocer a las personas con las que se relacionan los hijos
  • Desarrolle actividades de convivencia familiar, que promuevan la comunicación y el interés hacia los otros miembros de la familia
  • Dé el ejemplo de comportamientos adecuados, como no consumir drogas en su hogar y fuera de él
  • No descuide las necesidades propias y de los otros miembros de la familia
  • Buscar y asistir a alguna alternativa de apoyo para familiares.

Para el 2015, 69% de la población estudiantil indicó que no sintieron curiosidad por probar la marihuana. Aunque son la mayoría, es importante que los padres tomen nota y mantengan como prioridad la atención de sus hijos.

Busque ayuda profesional, asista a una valoración para obtener recomendaciones de un experto en el tema en cuanto al mejor tratamiento para el adolescente, ya que no todos los casos requieren un internamiento y existen diversas modalidades de atención (Para mayor información puede llamar de forma gratuita a la línea telefónica del IAFA 800-4232-800)

Fuentes:

http://datosabiertos.iafa.go.cr/home

European Monitoring Center of Drugs Use and Drug Addiction (2004) Cannabis problems in context Understanding the increase in European treatment demands. Lisbon. : EMCDDA

Grotenhermen, F. (2002) Effects of Cannabis and the Cannabinoids. In: Grotenhermen, F & Russo, E. Cannabis and cannabinoids: Pharmacology, toxicology, and therapeutic potential. New York. : The Haworth Press.

Russo, E. (2003) Cannabis: From pariah to prescription. New York. : The Haworth Press.

Colaboró con esta nota: Catalina López/Viviana Monge.