En el marco del Día Internacional de la Juventud, a celebrarse este sábado 12 de agosto, el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) insta a los padres a que dialoguen sobre las bebidas que están al alcance de sus hijos, muchas de las cuales contienen alcohol y pueden iniciarlos de forma temprana en el consumo de esta sustancia, afectando de forma negativa su desarrollo cognitivo, entre otros.

De acuerdo con los datos de la última encuesta en población colegial realizada por el IAFA a 5863 estudiantes de todo el país, en Costa Rica casi la mitad de las personas jóvenes (46,3%), hombres y mujeres, han tomado al menos una bebida alcohólica completa antes de los 14 años, y de esta población el 15% lo hacen a través de bebidas preparadas (mezcla de algún destilado como ron o vodka con otra bebida). Es importante que los padres se informen sobre los productos que se ofrecen y mercadean hacia los jóvenes ya que es fácil confundirlos con productos sin alcohol, debido a la falta de un etiquetado claro y similitudes con otros productos.

 

Ante dicho panorama es que el IAFA visibiliza esta situación que crece cada vez más en adolescentes, ya que representan un sector muy vulnerable, debido a que están en una etapa de exploración en donde ven todo atractivo, y les surge el deseo de probar y experimentar. No obstante, el consumo de bebidas preparadas podría generar en los adolescentes una serie de problemas en la salud, así como el riesgo a la dependencia del alcohol a mayor edad, así lo comentó Paula Picado, Supervisión Técnica del Centro de Atención a Menores del IAFA. 

 

 

“Durante la adolescencia el cerebro está en un periodo de adaptación, por lo que los menores presentan cambios de humor, están aprendiendo a proyectarse, a tomar decisiones (cuál va ser el estilo de vida, sus proyectos, etc) y si ingresan algún tipo de droga a su cuerpo van a provocar un impacto en el cerebro lo cual podría dar facilitar un patrón de dependencia a futuro”.  

 

 

Del mismo modo, Picado mencionó que actualmente una estrategia de  mercadeo es ofrecer bebidas alcohólicas preparadas y saborizadas, cuya muestra hace que las personas no las vean como una amenaza, pero la cantidad de alcohol es igual o superior a la de otras bebidas alcohólicas. Sin embargo, la manera en que las presentan con formas atractivas, colores llamativos y animaciones, hace que se solape  el grado de alcohol, pero esta práctica permite   instaurarrla conducta de consumo de OH de forma paulatina en las personas jóvenes. 

 

Invisibilizan el alcohol

 

La oferta de bebidas alcohólicas que hay en el mercado es tan amplia, así como la presentación de estas, las cuales invisibilizan de e alguna manera el grado de alcohol al ser esta una bebida socialmente aceptada. Sin embargo, muchos de los casos de ingesta de bebidas alcohólicas se inicia en el ambiente familiar.

 “Se ve mucho el caso del padre tomando licor con el hijo para “ayudarle a construir su masculinidad”, pero no sabe la afectación neurológica que eso podría hacerle al cerebro de las personas.  Hemos tenido casos de jóvenes que a muy temprana edad experimenta contacto con el alcohol en actividades familiares, inclusive a la familia le parece divertido observar al menor en estado de ebriedad, posteriormente uno se encuentra con adolescentes con dependencia a esta y otras sustancias,  pero lamentablemente la familia no visualizan el riesgo a futuro, expresó Picado. 

 

La especialista recalcó que es importante que las personas tengan en cuenta que cerca del 70% del aprendizaje en habilidades se adquiere por lo que se ve dentro de la dinámica familiar, el 30% restante corresponde a las experiencia de la vida, en este tipo de situación la figura de la familia es crucial, así como las reglas y los límites claros, la comunicación y el esquema de valores son algunos de los aspectos que pueden ayudar.

 

Para más información:

Belkis Orozco Ramírez 
Periodista, Comunicación
Telf.  2224-6122 / ext. 150

Miguel Acuña Mata 
Periodista, Comunicación
Telf.  2224-6122 / ext. 151