• Conocer la diferencia entre cáñamo y cannabis es importante en el contexto actual
  • La diferencia más importante reside en la cantidad de THC de cada planta

El Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) como ente rector en el tema de sustancias psicoactivas, desea aclarar a la comunidad nacional, en especial a padres, encargados, docentes y tomadores de decisiones, que existe una diferencia fundamental en el género de la planta del cannabis que es importante conocer.

En la biología, se utilizan términos taxonómicos, que ubican ambas (cáñamo y cannabis en el mismo género). Género se refiere a un grupo de organismos, en este caso la planta del cannabis, de una familia. Existe disputa actualmente sobre cuántas especies existen de este género, pero en términos generales, se reconocen tres que son Cannabis sativa, Cannabis indica, y Cannabis Ruderalis (cañamo)

Comprendiendo las diferencias:

Existen diferencias importantes en el género del cannabis que es importante conocer. Aunque visualmente pueden ser plantas que se confundan por su semejanza, internamente sus diferencias, sobre todo químicas, son las más importantes. Veamos:

Tipo

Es cannabis?

Sobre sus compuestos químicos

Es psicoactiva?

Cultivo

Uso

Ruderalis

(cáñamo)

THC* menor de 0,3%, para considerarse cáñamo.

El cáñamo y las ruderalis contienen niveles similares de CBD** (altos)

No

Cuidados mínimos. Se adapta a casi cualquier clima

Textiles, papel, aislamiento en construcción, cuerdas, alimentos animales y humanos

Cannabis Sativa Indica

Alta en CBD**

Menos THC

SI

Crece en climas cálidos

Se investiga su uso médico.

Tienen un efecto narcótico sobre el sujeto que la fuma. Su efecto es más corporal, relajante, hasta inductor del sueño, y no predisponen a ninguna actividad física, con un efecto psicoactivo más hipnótico.

Cannabis Sativa Sativa

Altas en THC (desde 0,3% hasta + del 40%)

Crece en climas fríos

Para alcanzar efectos psicoactivos por el conjunto de cannabinoides y ***terpenos que contienen, proporcionan un efecto más cerebral, menos corporal, pueden ser euforizantes, energizantes.

 

*THC: “tetrahidrocannabinol” o Δ9-THC

**CBD: cannabidiol es uno de químicos llamados cannabinoides que se encuentra en la planta de cannabis

*** Terpenos: son moléculas aromáticas que otorgan a las plantas su característico sabor y aroma, modulando a su vez los efectos de los cannabinoides.

Para elaborar el anterior cuadro y aclarar diversas dudas sobre el tema, la M.Psc. Paula Picado, colaboradora de IAFA en el Servicio de Atención a Pacientes, agregó:

“Lo anterior expuesto implica que existe una sola especie en el género “cannabis” y que en la sub especies (sativa, índica y ruderalis) encontramos características particulares que es lo que genera la diferencia en relación a la intencionalidad del uso. Cabe destacar que la diferencias en la composición química en las variedades de las plantas pueden generar efectos diferentes en cada individuo.

Una persona adulta que considere consumir cannabis debe tener conciencia de los efectos secundarios que pueden aparecer tras su consumo. Estos efectos generalmente dependerán de la cantidad ingerida, la forma (fumada, inhalada, consumida en alimentos) de la frecuencia y del tipo de cannabis. Por lo tanto es de suma importancia que ante un posible consumo, la persona descarte sufrir de enfermedades como cardiopatías o ciertos trastornos mentales. “

CBD, aún en estudio.

“Diversos estudios han comprobado que el THC genera tolerancia, sin embargo, del CBD se conoce menos y está en investigación reciente. Es importante que las personas sean conscientes de que, si están utilizando otros fármacos y CBD, ambos pueden interaccionar en el hígado, por lo que deben de considerar que el efecto al consumir ambos, sea de un metabolismo más lento del fármaco en cuestión o del aumento en sangre y esto puede ser perjudicial para su salud, por lo que se recomienda siempre, consultar a un profesional de la salud”, señaló la especialista.

Personas menores de edad y cannabis

“Por otra parte”, advierte Picado, “es importante recordar que para el caso de las personas menores de edad, hay estudios que proporcionan evidencia de los efectos contraproducentes del consumo del cannabis especialmente a nivel del lóbulo frontal, específicamente en relación con la afectación generada por el THC, a nivel conductual, incrementando los niveles de impulsividad y por tanto incrementa la vulnerabilidad para desarrollar síntomas psiquiátricos durante su edad adulta. Aspectos que son sumamente importante de considerar al contemplar el consumo del cannabis.”

Uso industrial: una planta con historia

En términos generales, cuando se discute el uso industrial del cannabis, se habla de un tipo de planta que contiene un nivel bajo/casi nulo de Tetrahidrocannabinol (THC). Por esta razón, su uso se ha dado a través de la historia en cultivos dedicados a la producción de textiles, alimento para animales de granja, cuerdas y otros insumos industriales.

Sobre el cannabis de más de 0,3% de THC:

En el caso del cannabis que contienen más del 0,3% de THC, existe robusta evidencia científica de que su consumo produce dependencia física en algunas personas, que cuando paran presentan alteraciones psíquicas y físicas, ligadas a un síndrome de abstinencia generado por la supresión. Tanto usuarios, como potenciales consumidores, deben estar conscientes de que cualquier droga provoca alteraciones en el funcionamiento psíquico, emocional, comportamental y cognitivo y como consecuencia, puede impactar todas las áreas de la vida de las personas consumidoras así́ como de quienes la rodean.

Es importante que los padres y docentes conozcan sobre el impacto que puede tener el uso del cannabis en personas jóvenes y adultas, para que fomenten espacios para la discusión donde se aclararen dudas y mitos, dado que en la actualidad es fácil encontrar información falsa, o simplemente que no tiene evidencia científica que la respalde.

Contacto de Prensa:

22246122 o 22347439