El Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) hace un llamado vehemente a los líderes costarricenses para que asuman con responsabilidad el abordaje del tema de marihuana en Costa Rica. No es lo mismo promover el uso comercial e industrial de algunas partes de esta planta, a promover deliberada e irresponsablemente el consumo con fines no medicinales en las redes sociales omitiendo que la marihuana contiene una sustancia psicoactiva capaz de producir dependencia, alteraciones cognitivas, conductuales y mentales significativas sobre todo en el consumo a edades tempranas.

Es lamentable que algunos líderes políticos o comunales aprovechen su posición para promover el uso de cannabis y no se responsabilicen de las consecuencias sociales, los altos costos económicos y para la salud que trae consigo el hecho de que una sociedad consuma marihuana, sobre todo los jóvenes que son el principal público de las redes sociales, donde reciben un mensaje de baja percepción del riesgo de las consecuencias del consumo recreativo y donde la imitación de este comportamiento podría convertirse en factor de riesgo sobre todo en las poblaciones en condiciones de vulnerabilidad familiar, social y emocional.

La M.Psc. Paula Picado, colaboradora de IAFA en el Servicio de Atención a Pacientes, advierte que “es importante recordar que para el caso de las personas menores de edad, hay estudios que proporcionan evidencia de los efectos contraproducentes del consumo del cannabis especialmente a nivel del lóbulo frontal, específicamente en relación con la afectación generada por el THC, a nivel conductual, incrementando los niveles de impulsividad y por tanto incrementa la vulnerabilidad para desarrollar síntomas psiquiátricos durante su edad adulta. Aspectos que son sumamente importante de considerar al contemplar el consumo del cannabis.”

En el caso del cannabis que contienen más del 0,3% de THC, existe evidencia científica de que su consumo produce dependencia física en algunas personas, que cuando paran presentan alteraciones psíquicas y físicas, ligadas a un síndrome de abstinencia generado por la supresión. Tanto usuarios, como potenciales consumidores, deben estar conscientes de que cualquier droga provoca alteraciones en el funcionamiento psíquico, emocional, comportamental y cognitivo y como consecuencia, puede impactar todas las áreas de la vida de las personas consumidoras así́ como de quienes la rodean.

Es importante que los padres y docentes conozcan sobre el impacto que puede tener el uso del cannabis en personas jóvenes y adultas, para que fomenten espacios para la discusión, donde se aclararen dudas y mitos, dado que en la actualidad es fácil encontrar información falsa, o simplemente que no tiene evidencia científica que la respalde.

De igual forma se debe resaltar que algunos argumentos a favor de la legalización del uso recreacional de la marihuana, suelen estar formulados desde enfoques reduccionistas, que omiten o minimizan los efectos del consumo de marihuana así como las implicaciones sanitarias, jurídicas, psicosociales, económicas, sociales, etc. ante los cuáles es necesario realizar una reflexión más profunda del complejo problema que representa el consumo de drogas ilegales para una sociedad como la nuestra, donde queda camino por recorrer en este tema tan complejo.

Contacto de Prensa:
8813-64-40 Belkis Orozco