Prevención - IAFA

primi sui motori con e-max.it

 

Los papás no tienen que limitarse a ser una figura fuerte, protectora, de autoridad y que lleve el sustento. Y las mamás no tienen que ser las únicas que den afecto y cariño físico y que cuiden de los hijos y las hijas. Ambos padres al asumir todas esas funciones deben:
• Ser líderes: enseñar a sus hijos e hijas a sentirse bien consigo mismos y a llevarse bien con otras personas. Los padres y las madres deben orientarlos y guiarlos no solo corregirlos y castigarlos, deben establecer los límites y enseñarles las consecuencias de sus actos, y ejercer su autoridad en forma asertiva sin lastimar sus sentimientos o bajar su autoestima.
• Ser ejemplo o modelos: Observando lo que hace su padre o su madre o la persona que los cuida es que los y las hijas aprenden: cuál es su valor, a relacionarse con las otras personas, a comunicarse asertivamente, a manifestar lo que piensan y sienten, lo que es permitido y lo incorrecto.
Tanto los padres como las madres son los que enseñan y modelan con su forma de ser y comportarse, a sus hijos e hijas los valores de integridad, de fidelidad, solidaridad, amor y respeto por las personas, así como las costumbres y actitudes y conductas que tienen ante las situaciones del cotidiano vivir. Es por esta razón que tanto el padre como la madre deben ser coherentes con lo que le piden y exigen a sus hijos, más en materia de consumo de drogas.
 

 
(Tomado de: Habilidades para Vivir: Formación para Padres y Madres. Módulo de contenidos teóricos para el facilitador. IAFA. San José, CR. : IAFA, 2012. 90 p.: 28cm. Ilus.)
NOTA: si desea conocer sobre nuestro programa de formación para padres y madres, puede comunicarse a nuestras oficinas regionales, para saber si hay un grupo al cual usted pueda unirse en su comunidad.